Una visión sobre la industria del videojuego en la actualidad

Una visión sobre la industria del videojuego en la actualidad
Fez  as a reference of indie dev

Fez as a reference of indie dev

Después del parón del verano, que permite meditar y reflexionar sobre temas que generalmente no se puede hacer, me parece interesante compartir alguna de las ideas que he estado germinando internamente, sobre el actual estado de la industria.

Lo primero es la grande dificuldad que parece existir en conseguir colocar videojuegos de una cierta dimensión, y de la cada vez mayor presencia de los juegos móviles en nuestro cuotidiano. Lo segundo, el grande enfoque y protagonismo que se está dando en la actualidad a los desarrolladores indies por parte de los fabricantes, y hasta por parte de algunos editores que están creando lineas indies. En el caso de los fabricantes con la XboxOne y la PS4, mucho de los movimientos que han estado dando en los ultimos meses, han estado fuertemente condicionados por los indies, y en facilitar el acceso de los indies a sus plataformas.

Mi razonamiento sobre esta temática es muy simples. Durante años, la creatividad en la industria de videojuegos ha estado controlada por los editores, que eran quien tenían las llaves de la puerta del mercado, haciendo que solamente llegasen los videojuegos que hubiesen pasado por su proceso de aprobación. A lo largo de los años, esto ha condicionado fuertemente la creatividad del videojuego, dado su constante apuesta por videojuegos “seguros” o con menor riesgo de edición, apostando por una innovación muy reducidad y muy controlada, haciendo que los videojuegos poco se transformasen en cuasi replicas uno de otros, o como paso en la generación anterior, en un espacio inundado de franquicias de películas o de videojuegos ya establecidos.

Mientras que no había alternativas, esta imperfección del mercado perduro en el tiempo, dado que los jugadores pocas opciones tenían de poder acceder a otros videojuegos, acabando por tener que pasar por el agujero de la aguja de forma a poder seguir jugando. Los jugadores mas “hardcore” y con mas conocimiento tenían la posibilidad de poder llegar a otros videojuegos alternativos a través de Internet.

Con las primeras tiendas digitales, y con la política de los fabricantes de forzar los desarrolladores a través de los editores para poder llegar a la tienda ( Con la pequeña excepción inicial de Microsoft del lanzamiento de la Xbox Live Arcade, y mas tarde de Sony y de sus minis) acabaran por asentar todavía mas esta imperfección del mercado.

Con el el aparecimiento de las plataformas móviles desde 2006, y la masificación de las plataformas móviles como entretenimiento de masas, el desarrollador paso a tener un acceso directo, cuasi sin controles, al mercado y que le permitió crear nuevos videojuegos innovadores y diferentes. Inicialmente por la menor capacidad y por el interés del retrogame, muchos juegos de con este enfoque, pero poco a poco aventurandose en juegos mas complejos 3D.

La analogía es muy simples, si pones delante de alguien que solamente ha visto televisión blanco y negro toda su vida, un televisor color, no querrá otra cosa. El móvil da al jugador la posibilidad de encontrar de forma fácil juegos que están alineados con sus expectativas de diversión, tanto en dimensión como en tipo, y ante un mercado controlado por los editores y por su política de minimizar riesgos, hizo que cada vez mas jugadores solamente encuentren su diversión en estas plataformas.

La nueva generación y su apuesta por los indies acabará por forzar los pocos editores que consigan resistir a este choque, a de nuevo aportar por la innovación y la creatividad y a arriesgar mas en los tipos de videojuegos para de esta forma intentar mantener su lugar en la cadena de valor, o en el caso que fallen, seguir la tendencia de desaparecimiento de editores tradicionales que ha habido en los últimos años.

No pretendo con esto hacer la apología del desarrollador indie, que ya se están postulando a celebridades , que creo tener también sus limitaciones, solamente pensar que esta situación va a generar una situación de aumento de la creatividad y de la innovación en los videojuegos, en una batalla interesante entre consolas y moviles, para conseguir capturar el tiempo de juego y diversión de los jugadores, una batalla en que si no cambian su política podría perfectamente desarrollarse sin los editores, que durante años han sido el motor de la industria.